Entrevista para La Nueva España

13/9/2013

 

Tambien puedes verlo en:

http://www.lne.es/gijon/2009/08/03/concibe-hagan-obras-contar-interiorista-profesional-basico/790440.html

 

MAMEN DE LA CONCHA
Diseñadora de interiores

M. IGLESIAS

Mamen de la Concha acaba de culminar con éxito uno de los trabajos más importantes en su currículo personal y profesional: el diseño del Palacio de Congresos de Gijón. Reconocida amante de su trabajo, esta decoradora de interiores considera que su profesión todavía no cuenta con el empuje y reconocimiento necesarios entre los organismos oficiales y el público general. Miembro de la junta directiva de Astur Manager y del colegio de Diseñadores de Interior de Asturias, a De la Concha se le pone por delante un nuevo proyecto, que le hace «especial ilusión»: la remodelación del nuevo hotel Fruela (situado en la calle Fruela, Oviedo), «un bombón» de establecimiento, según define la profesional.

 

-¿Cuál fue su reto a la hora de rehabilitar el Palacio de Congresos de la ciudad?

-Lo que queríamos era que la sala perteneciera a ese edificio. El salón, ya en su día, no se amoldaba a la estructura del inmueble, estaba muy obsoleto. La iluminación fue nuestro caballo de batalla, se hizo una actuación partiendo de la iluminación. Por otra parte, renovamos la estructura pero intentamos ser conservadores y aprovechar los espacios de la sala. Es un proyecto importante para mí porque el Consorcio ha confiado en nosotros. Es un paso personal y corporativo muy importante.

 

-¿Qué tiene de especial esta sala para usted?

-Fue un reto porque tuvimos un espacio de tiempo muy limitado con unas alturas impresionantes. La confianza del cliente es muy importante y la Cámara de Comercio confió en nosotros plenamente. A la hora de desarrollar el proyecto, las pautas eran claras, querían que fuera una sala polivalente muy iluminada. La acústica también fue un reto. Aunque para mí lo más especial de la sala es su accesibilidad. Trabajamos codo con codo con Victoria Ruiz, de nuestro estudio de interiorismo, que tiene una lesión de médula espinal y nos propusimos que todos los espacios que realizáramos a partir de ahora iban a estar adaptados. Queremos que se normalicen los espacios para personas con minusvalía.

 

-¿En el interiorismo pasa como en la moda textil en donde todo desaparece y todo vuelve?

-No exactamente. Siempre hay algún matiz, algún complemento más de moda porque el interiorismo tiene algunas fases que son más creativas, pero sobre todo, es sentido común. Una vez que se tienen resueltos los deseos del cliente, entonces te puedes permitir alguna licencia. Ahora se habla del psicointeriorismo, que tiene que ver con la psicología que el interiorista tiene que desarrollar para captar el espíritu del cliente.

 

-¿Esa psicología implica también decirle al cliente que se equivoca?

-Encajar con el cliente es muy complicado, es uno de nuestros retos profesionales. El cliente debe confiar en el profesional. Cuando empezamos a hacer un hogar, el cliente debe abrirnos el alma: quiénes son los componentes del hogar y cuál es la relación entre ellos. A veces, nos encontramos con situaciones complejas porque en una misma familia existen conceptos diferentes de lo que quieren que sea una casa.

 

-¿Le piden intervenciones en casas de 40 metros cuadrados?

-Es uno de los retos que más me gustan. Los espacios cada vez son más limitados y nos encanta sacarle partido al espacio.

 

-El psicointeriorismo, ¿se aplica también en un organismo público?

-Lo mismo. Hay que saber quiénes forman la empresa, qué cargos tienen, cómo se relacionan con su personal... nosotros siempre decimos que vamos a ser indiscretos.

 

-¿Han trabajado para la Administración pública?

-El Principado ha contactado con nosotros en algunas ocasiones. Nosotros le hemos decorado varios despachos al Presidente. Por ejemplo, en Bruselas, o en el edificio del Principado de la Cámara de Comercio. También hicimos un despacho para el Presidente en el Palacio Conde de Toreno (Oviedo). Y diseñamos la mesa del Pleno del Ayuntamiento de Oviedo.

 

-¿Dónde empieza el trabajo de un interiorista?

-Nuestra profesión es muy desconocida y complicada, para formar un profesional de nuestro estamento hace falta mucha experiencia. Las instalaciones son vitales, si no tienes las instalaciones adecuadas, el resto es disfraz. El interiorista debe partir de la base.

 

-Entonces, ¿prefiere que el cliente cuente con su labor desde el principio?

-Nuestro estudio de decoración es un abanico abierto y estamos a disposición del cliente en la fase que él necesite. A veces la gente quiere que le hagas un proyecto o un diseño, o incluso que le soluciones el espacio. Lo ideal es empezar desde el principio.

 

-Está en la junta directiva del Colegio de Diseñadores de Interior de Asturias, ¿cuáles son sus retos?

-Después de tantos años de lucha, hemos conseguido que los organismos oficiales nos reconozcan nuestras retribuciones. En el resto de España, ya tienen todas las retribuciones reconocidas, no sólo por los estamentos públicos, sino por el público en general. No es concebible que alguien vaya a hacer una obra sin un interiorista, es un profesional imprescindible. Nosotros hacemos arquitectura interior, no sólo en distribuciones, sino en selección de materiales. De momento, hemos logrado que nuestros proyectos técnicos sean visados como tales por el Ayuntamiento. Que un estamento oficial, de la envergadura del Consorcio de la Feria de Muestras, encargue un proyecto técnico a un interiorista, es un gran paso.

 

-¿Cuál será el siguiente paso?

-La normalización, que nuestra profesión esté presente en todos los sectores.

 

-¿Por qué la diferencia entre Asturias y otras comunidades?

-La sensación es que, en algunos casos, nos tratan como un elemento superfluo. Nosotros somos como relojeros, tenemos que encajar todas las piezas y trabajamos lo pequeño con mucho mimo.

 

-¿Qué piensa de IKEA?

-Muchos compañeros pensaban que iba a acabar con nuestro trabajo, pero en realidad ha hecho una labor didáctica muy importante. El amueblamiento en Asturias estaba muy poco evolucionado. Cuando se ocupan los espacios hay que ocuparlos por necesidad, a mí me encanta el vacío. Es preferible tener lo imprescindible, pero que cada pieza signifique algo. Lo que ha aportado IKEA es un nuevo concepto en el diseño. La gente ya tiene esa estética en la retina y ahora busca esa estética, pero con calidad. Nosotros no queremos perder de vista el espacio cálido, aunque sean espacios limpios y despejados, hay que saber conjugar.

 

-¿Trabajan con proveedores de Asturias?

-Yo trabajo con equipos asturianos porque son todos excepcionales y profesionales.

 

-¿Cómo ha afectado la crisis económica al interiorismo?

-Somos centro de diana. Al haber parón inmobiliario la gente no tiene necesidad de equipar hogares. Además, estamos en un período de prudencia, y a la gente le cuesta mucho trabajo llevarlo a cabo.

 

-¿Qué piensa de los desarrollos urbanísticos de la ciudad?

-Tiene pros y contras. A mí me gustaría que se respetaran de manera equilibrada todos los paisajes, pero hay que ser más aperturistas porque en Asturias no tenemos distancias. Es un lujo poder hacer un desarrollo en las áreas rurales pero siempre con una arquitectura sostenible. Me gustaría también que se cuidara más la estética del turismo rural porque la imagen que desprenden es la de todos nosotros. Ese espacio rural se tiene que adaptar al entorno en el que está.

«IKEA ha hecho una labor didáctica muy importante, la gente tiene esa estética en la retina y busca lo mismo, pero de calidad»

 

-¿Qué talento desearía tener?

- El don de la ubicuidad.

 

-¿Cuándo y dónde ha sido más feliz?

-El pasado sábado se casó mi hijo y fue uno de los días más felices de mi vida.

 

-¿Qué reforma de la sociedad considera más urgente?

-El sentido común

 

-¿Mar o montaña?

-Montaña con vistas al mar.

 

-¿Un lugar de Gijón para perderse?

-La orilla de la playa.

 

-¿Aficiones?

-Mi primera afición es mi trabajo, me encanta. Me gusta mucho viajar y estar rodeada de amigos, si sale una guitarra mucho mejor.

 

 

 

 

Mamen de la Concha

-Estudió la EGB en Gijón.

-Estudiaba Decoración por la mañana, mientras cursaba el Bachillerato por la noche.

-Lleva más de 30 años como decoradora de interiores

-Trabajó durante quince años como socia de Carol del Campo en Proyectísimo

-Hace diez años monta un estudio de decoración de interiores

-Hace cinco años crea junto con el constructor Rafael Cueto la sociedad Dcorner Decoración

-Miembro de la junta directiva de Astur manager

-Miembro de la junta directiva del Colegio Oficial de Diseñadores de Interior de Asturias

-Socia del Club de mujeres empresarias