Reportaje en Interiorismo Plus

3/3/2013

Interiorismo Plus nº 30 
 
     La interiorista Mamen de la Concha ha realizado junto con la especialista en geriátricos Ana Rocés el diseño de una residencia geriátrica para la tercera edad en Gijón.
     En el proyecto se ha buscado un concepto de espacio diseñado para lograr una “accesibilidad universal “ y “un diseño para todos”. Se ha buscado crear espacios compartidos, que sean integradores y a la vez acogedores y que permitan a las personas convivir de la mejor manera posible, compartiendo el día a día. Un elemento clave en el proyecto de interiorismo  es la importancia  de la ausencia de barreras arquitectónicas de ningún tipo. La residencia geriátrica El Eliseo recibe su nombre inspirado en el conocido circo-teatro-cine Campos Elíseos derribado en el año 1964. El edificio, de cuatro plantas, está situado en el centro de Gijón a tan solo 10 minutos caminando de la playa de San Lorenzo y el parque de Isabel la Católica.
      Nada más entrar en el edificio una gran rampa ajardinada da la bienvenida al visitante, una solución que el estudio de interiorismo Mamen De la Concha mejoró sustancialmente, puesto que la que contemplaba el proyecto inicial proponía una rampa de acceso junto a una escalera independiente.
     Por otra parte, también recibe al visitante un nítido cubo traslúcido a modo de pórtico acristalado, que contrasta con una verja de hierro forjado que ha sido sometida a una cuidada restauración.
     En el interior, sorprende agradablemente una atmásfera especalmente acogedora, gracias a la luz y a los tonos cálidos utilizados tanto en el mobiliario como en los suelos, paredes y techos.
   En la planta baja predominan los tonos berenjena, beige, gris y grafito, y sirven como referencia en cada una de las cuatro plantas.
   Las más de 100 plazas de las que consta la residencia se reparten en habitaciones individuales con baño, habitaciones dobles y un novedoso concepto de apartamentos para una o dos personas. Estas habitaciones son un buen ejemplo de que la accesibilidad y la funcionalidad no están reñidas con un interiorismo cuidado y sobre todo muy acogedor.
    Se trata de dar al huésped la sensación de que está en su casa, huyendo de la idea estereotipada de una residencia de la tercera edad o mucho mejor de un hospital de ancianos. Precisamente, la piedra angular de crear un espacio accesible para conseguir que esta sea imperceptible y esto se ha conseguido en este proyecto con una matrícula de honor.